lunes, 28 de septiembre de 2009

Relato de un deporte extremo o la persistencia del insensato


Son casi las 5 pm de un domingo en una cancha de un populoso barrio de Managua, los adultos se tienen tomada la cancha, los chavalos juegan cualquier otra cosa,  trompo, arriba-landa, congelado,  se reúnen a contar chistes o comparten un mono-patín destartalado.  Juegan de todo, menos basketball, no tienen balón y no hay permiso de parte de los mayores para inmiscuirse en el partido. Llego con mi hijo, con cautela, pues en estos tiempos hay que cuidarse de los delincuentes y de los grupos juveniles que cargan puñal y machete.

Nos quedamos de pie a observar por unos minutos el partido, la perrera está que arde. El basketball mediocre  de los adultos hace juego con las formas de comunicación entre ellos. “Emes” por aquí, “hijos con pe por allá”, “verbos adicionales”, lo más suave que se escucha es un “no jodás”.  Pareciera ser que las reglas del juego y el lenguaje técnico para designarlo han desaparecido. Me pregunto si esto es basketball o estamos enfrente de uno de esos nuevos deportes extremos. Alguien podría perfectamente concluir que es un híbrido entre lucha libre y baloncesto, otros apuntarán que se trata de boxeo con basket y de seguro no faltará alguno que afirme que estamos ante el nacimiento de un judo-basket, excepto por que eventualmente también hay codazos, que en el Judo oficial no están permitidos. Sin embargo, por momentos los agarres de camiseta, codo y brazo son innumerables y las intenciones de aplicar seudo-llaves al cuello y a una de las extremidades superiores son bastante más que claras.  En última las técnicas de intención de proyectar al oponente al suelo son similares y pareciera que ambos equipos están en eso sincronizados. Difieren en que luego de conseguir la caída del contrario, se busca afanosamente el retener el balón el mayor tiempo que sea posible en las manos del mismo individuo, se permite el dribbling o rebote del balón contra el suelo, sin embargo, no es permitido dar puntapiés al balón como en el futbol, aunque si éstos van dirigidos al oponente, no hay mayores repercusiones que la respuesta en la misma fuerza proporcional de parte del afectado.

No hay árbitros, pero si hay un tipo de arbitraje natural  de parte de los mismos jugadores, que ocurre en medio de una ristra de frases “incoherentes” y adornadas de muchos epítetos y adjetivos muy despectivos, tal como les mencionaba al inicio.

El objeto del juego parece ser se ha modificado y es una combinación entre proyectar al oponente sobre su espalda, mantenerse de pie tanto como sea posible e impedir que el contrario tome entre sus manos el balón que viaja en medios de los cuerpos flatulentos y sudados. De anotar en el aro, ni se diga, eso está reservado para jugadas fenomenales y extraordinarias cuando el aire de los pulmones se le ha agotado a alguno que otro de los luchadores judo-basquebolistas y uno de los anotadores ha quedado a escondidas en medio del público o en las márgenes de la cancha cerca de las bancas.

El equipo visitante tiene alguna desventaja pues debe tratar de anotar de forma especial en el aro que se encuentra en buen estado, es decir cuyo ángulo con la vertical es exactamente 90 grados. Mientras al equipo de casa toma la ventaje del circulo que deformado en huevo, se encuentra 20 grados inclinados hacia abajo desde la posición del horizonte, dando de esa manera mayor ángulo de visión a los de casa (“Los Extremos”).

El registro del puntaje o de las anotaciones, es algo parecido a una voz multi-fuente, varios gritan desde varias posiciones y el sistema adoptado sostiene el número donde más voces han resonado. Cuando hay diferencias en el arbitraje, el juego no se suspende, aunque si los tiros a los aros, y se empieza a desarrollar todo un juego de palabras para ver quién finalmente sede ante el contrario, ya sea por intimidación o por falta de capacidad cardio-pulmonar, entonces son “Los Extremos” los que finalmente obtienen el balón. En buen nicaragüense algo así como el que tiene más galío traga más pinol.

Me aventuro a hacer unos tiros al aro aprovechando alguna de esas discusiones incoherentes y sin sentido que detienen el partido por varios minutos. Mi hijo emocionado por que por fin tenemos cancha para jugar un ratito. Hacemos los tiros, la discusión se arrecia, el equipo con más voces lleva ventaja, el partido concluye, gana quién demostró en la cancha la mayor de las extremidades. El puntaje final, 8 a 4. Me quedo un momento pensativo y reflexiono sobre si es béisbol o si se trata de un nuevo deporte. 8-4, 8-4, 8-4, que cosa más especial, no puedo afirmar a ciencia cierta de que deporte se trata, pero definitivamente no es baloncesto, repito, no es baloncesto.

jueves, 17 de septiembre de 2009

Quien este libre de pecado...que tire la primera piedra

Managua, Nicaragua, en un jueves, día del santísimo (y lo digo en serio, no como algunos manipuladores de la religión y del cristianismo).

Leí un par de artículos en los medios locales. Que bien que el niño mordido por los perros "Pitbull" en las fiestas patrias está recuperándose y está vivo de milagro (las heridas a milímetros de la yugular). Y la carita parece que se la van  a poder reconstruir, luego de no sé cuantas cirugías. De los dueños de los perros no sé mucho, me cuentan por favor.

A mi vecina en una zona céntrica, no le fue tan bien, los amigos de lo ajeno, le visitaron en la madrugada y barrieron con sus chereques, y trastos de cocina (posiblemente no haya almuerzo en su comidería, literalmente algunos pasaran hambre). Aunque alguno que otro vigilante del sector, ya estaba acostumbrado a pasarse la luz rojo al mediodía. Tal vez ahora que están de moda las iniciales organicemos mejor los CPD (comités de prevención del delito). Llegó a la escena del crimen una patrulla de P1 (Policía Nacional, para los que no manejan nuestra jerga de radioaficionados), con 5 oficiales, ya a las 10 am, después de al menos 8 horas de los eventos. A hacer qué cosa? No sé. Encendieron la sirena, y sonaba como que un sobrino mío estaba jugando Mafia Wars (intermitente por largo tiempo). Me imagino que tomaron declaraciones, hicieron inventario, solicitaron el debido impuesto a la seguridad pública y aconsejaron a los dueños. Luego, abandonaron nuestra cuadra, silencio y todo volvió a su lugar.

 

Uno de mis amigos, escribe en el Facebook que la compañía de electricidad no lo deja trabajar (vuelven los cortes de energía), alguien ya bautizó hace muchas lunas a la misma como Unión Mañosa.

La noticia de más narcos enjuiciados en Managua no es nada nuevo, se les cayó el zapote a los mejores monos, parece que donde hay palos nuevos no hay sombra, tendrán que esperar los amigos de Sinaloa (digo, no mis amigos, sino de los monos).

La reforma tributaria va viento en popa, para qué barco?, quien sabe… lo último que se dice es que los que pagamos… pagaremos más y los que no pagan… pues no pagan. Cualquier parecido a: “al jodido joderlo más y al vivo le vale … miércoles”, es pura coincidencia.

De las elecciones en la costa caribe de Nicaragua, es mejor no hablar, no vaya a ser que me cierren el blog.

Ayer fue el día de las NO emisiones contra la capa de ozono, y me topé con un salvaje que iba en un carro delante mío que tiraba más humo que el antiguo ferrocarril del pacífico. Me recordé de un antiguo profesor de secundaria, que decía que en Nicaragua, no pasa nada, solo el tren. Ahora, no hay tren, pero ese “brother” emitía más gases invernadero que todas las locomotoras de Managua juntas. Si creen que exagero, les doy la razón, exagero y a propósito.

La reflexión del día la mandó OM (Orlando Marco), decía algo así como: “y quién es éste, que hasta los pecados perdona”.  Hubiera querido responder sin dobleces, que se trata del “camino, la verdad y la vida”, pero por alguna razón me moví a leer el evangelio del día y lo completé con una cita de Lucas 7, que mejor se los dejo de tarea en casa. No me vayan a acusar de manipulador de masas y/o de adoctrinador de mentes necesitadas, además es peligroso querer usurpar funciones y opiniones sin tener la credenciales para hacerlo y además siendo pecador.

Otro amigo anuncia que será padre … de familia en las próximas horas y le he enviado mis bendiciones para él y la madre, y desde luego para el bebé, le insisto que se prepare para las desveladas. Se me olvidó mencionarle que vale la pena.

También envié un artículo (que fachento, creído e igualado) o lo que se puede llamar por ahora “un borrador de escrito” a una amiga para su consejo y revisión editorial, antes de que caiga en manos de la crítica literaria del ciber-espacio, no vaya a ser que tenga estilos de la vieja usanza y se quede en el circulo de amigos. 

Las cosas buenas deben de compartirse y las malas deben de refinarse para que todos nos riamos, total en estos tiempos de crisis todo se ocupa, alguien dijo que hasta el papel higiénico quieren reciclar, bien por ellos, hasta ahí no llega mi capacidad de amar.

Otra amiga me dijo que hace más el que se atreve, que el que se traba, bueno, no con esas palabras, pero esa es la idea. Publicó en su “muro digital” una elaborada cita que dice: “Quien hace, puede equivocarse. Quien nada hace, ya está equivocado". Daniel Kon.

Comencé la revisión de viejos dibujos, rayas, colores, fotos, conceptos, no sé si son artísticos, pero si sé que son valiosos… al menos para mí y en definitiva creo que de eso se trata todo esto, de retomar el derecho de expresar lo que llevamos dentro desde la piel hasta los huesos. Dejar que las imágenes e ideas salgan al mundo, ya sea para que se compartan o para que se desechen, como cuando te toca la confesión y quedas libre de peso, seguramente solo algunos comprenderán esto. No importa, igual solo algunos sabemos de que se trata el último teorema de Fermat, la lógica difusa y la ley de Moore y no por eso las descartamos. Al contrario muchos de estos avances tecnológicos que vivimos son gracias a estos “supositorios” del presente como dice un colega. Si crees que soy pretencioso, engreído, falto de humildad y elitista por mencionarlo de esa manera, mis disculpas, sinceramente no es la intención, los que me conocen saben que desde hace años me apasionan esas cosas. Digo, las matemáticas, el control automático y los sistemas de información y computadoras y realmente son una afición para mí.

Como la fecha tope para el pago de los impuestos (IR-Impuesto sobre Renta) es al 30 de este mes, ni modo a dejar tiempo valioso para la revisión del mismo y pagar lo justo y medido. Un funcionario gubernamental dijo el otro día: “dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”. No terminé de entender a quién tributamos, si al César o a Dios. Y en todo caso, la pregunta que queda en el aire es quién es el César y/o quién representa a Dios en nuestros tiempos?

Si estás pensando es que mi pregunta es estúpida, por favor relee lo que escribí arriba. Si me decís que tributamos al César, quiere decir que vivimos en una especie de Roma antigua y que me perdí la serie en HBO. La conclusión más seria será que estamos en “pan y circo”. Si por el contrario, tributamos a Dios, la cosa realmente se vuelve compleja porque el mismo Cristo no pidió tributo, sino lo contrario y se anuncia la venida de uno que se parecerá al Cristo, pero no lo es. Mejor cambiamos de tema.

Cierro, diciendo que después de leer un poquito por aquí, un poquito por allá, decidí lanzarme y me dije a mi mismo, vamos… escribamos algo, equivoquemos con la mejor de las intenciones. Espero que compartamos algunos valores, pensamientos, sentimientos, ilusiones y sueños de la vida. Si por el contrario te molesta, te contraría, o te desespera lo que escribo, ni modo hay que buscar otro espacio y démosle gracias a Dios que hay ciber-espacio para todo el mundo, aunque en el mundo real no funcione la cosa de la misma manera.

 

Nota técnica:

Los eventos en este blog escritos y descritos son productos de la revolución digital, no sé corresponden con la realidad, más aquella que la virtual, cualquier parecido con la realidad presente, pasada o futura o con algún personaje, compañía, empresa o situación política, social, económica, religiosa, de tu entorno o de Nicaragua, es producto de la matriz de intersección entre los sueños profundos y los escritos de terceros que hacen caso a los oráculos de la galleta de la suerte, de los textos de un test para intestados, de los mensajes subversivos de amigos en el Facebook o de otros Blogs del ciber-espacio, que todavía buscan la respuesta al hombre y a la mujer también.